Costumbres

Renovación de Costumbres Porteñas

1- LA GENTE A LA CALLE, CON LAS SILLAS EN LA VEREDA Las tendencias en las redes sociales surgen a partir de una necesidad, de una carencia o como resultado de un movimiento en desarrollo. El viernes 19, por ejemplo, se produjo el Volvamos a las calles, que tuvo amplia aceptación en Facebook, con casi 40 mil personas participando. La propuesta, básicamente, buscó recuperar el espacio público como lugar de encuentro con el otro, como un espacio para compartir en familia y con los vecinos, tal como ilustró Roberto Arlt en Silla en la vereda, una de sus Aguafuertes porteñas, escritas entre 1928 y 1933 para el diario El Mundo. “La sociedad busca la manera de resolver las tensiones, sus problemas, de maneras originales. En los últimos tiempos, es cada vez más común ver en distintos barrios de la ciudad, como Villa Urquiza, Saavedra y Chacarita, entre otros, cómo los vecinos retomaron esta costumbre”, explicó al medio Infobae el psicólogo y escritor Gervasio Díaz Castelli.

2- LOS DOMINGOS FAMILEROS Al igual que muchas de las costumbres porteñas, el consumo de pastas los domingos en familia atravesó el Atlántico junto a los inmigrantes. Este hábito que perduró por décadas siempre tuvo como contrincante al asado, lo que resulta lógico en un país que se fundó con lógica agroexportadora. Aunque la popularidad del asado fue ganando terreno a la hora de reunir a la familia, los avatares socioeconómicos traen como efecto cambios en el consumo. En los últimos años se produjo una migración de un consumo a otro”, pero “este fenómeno no solo se dio por un sustituto económico”, dijo Fros Campelo a Infobae.

3- LINDOS PASEOS EN BICICLETA Una encuesta realizada por Infobae a amantes de la vida sana reveló que las personas prefieren andar en bicicleta que correr, a pesar de que el running se convirtió en un fenómeno social en los últimos años. El uso de la bicicleta en Buenos Aires se incrementó con la llegada de los inmigrantes, quienes la utilizaban como medio de transporte, aunque entonces no era para nada accesible. Luego, la industrialización la volvió más accesible y se convirtió en un objeto recreacional. “Andar en bicicleta era una costumbre muy asentada en la Ciudad, durante las primeras décadas del siglo pasado”, dijo Díaz Castelli.

 

Vía Mundo TKM